Fortalece tu suelo pélvico con ejercicios Kegel - Laura Montes
653
post-template-default,single,single-post,postid-653,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Fortalece tu suelo pélvico con ejercicios Kegel

Fortalece tu suelo pélvico con ejercicios Kegel

¿Recuerdas el artículo de los “mondonguillos? …. curioso, hubo gente que pensó que iba a hablar de temas aún más escatológicos. Pero no, tan sólo era mostrar el lado menos amable de las patologías que una mujer puede tener por debilidad de su suelo pélvico, el prolapso. Y que afecta a un elevado número de mujeres en menor o mayor medida.

En este post, e independientemente de si eres hombre o mujer, puesto que si eres mujer puedes aplicarlo directamente y si eres hombre, no dudes en avisar e informar a tu entorno femenino, te voy a recomendar los ejercicios básicos para comiences a explorar y fortalecer tu suelo pélvico, con el fin de prevenir patologías a futuro de mayor gravedad.
Además el fortalecimiento del suelo pélvico, no sólo evita incontinencias urinarias, también tiene beneficios e impacto positivo en nuestra vida sexual, nos aporta un placer más intenso. ¿Por qué?
Pues porque…
– Se mejora la lubricación vaginal. Muy útil en general y más durante la menopausia.
– Hay un incremento de la sensibilidad vaginal.
– Reducción de algunas disfunciones sexuales.
– Al tonificar los músculos vaginales, hay un mayor control durante las relaciones con penetración. Lo que nos facilita la posibilidad de realizar contracciones voluntarias que otorgan más intensidad y por tanto una sensación de mayor placer sexual.

¡Todo beneficios! 

Lo primero es identificar el músculo pélvico:
Nos colocamos tumbadas boca arriba con las piernas abiertas y flexionadas. Colocamos dos dedos de una mano entre el ano y la vagina. Y la otra mano sobre el abdomen. En esta posición, se contrae el músculo pélvico, con el mismo movimiento que se realiza al querer contener la orina y se mantiene la contracción unos segundos.
En esa postura, los dedos deberán notar un leve movimiento entre la zona anal y vaginal. Y la otra mano no debería notar ningún movimiento en el abdomen. Con esto nos aseguramos de no trabajar otros músculos como los abdominales ni las piernas.
Ejercicios básicos de tonificación del suelo pélvico:
Lo mejor es tumbarse de manera cómoda con toda la espalda apoyada en el suelo, sin dejar ningún hueco, especialmente en la zona lumbar. Los pies planos en el suelo y las rodillas dobladas. Así, te resultará más sencillo identificar y trabajar exclusivamente la musculatura del suelo pélvico.

Como si tirarás de los músculos hacia arriba, contrae y mantenlos durante unos 5 o 6 segundosacompañado de una respiración suave. Relaja de nuevo la zona, soltando esos músculos durante otros 5 o 6 segundos y realiza este mismo ejercicio de contracción y distensión 10 repeticiones.

Poco a poco ve incrementando el tiempo de contracción hasta los 30 segundos una vez ya domines mejor la técnica, podrás pasar a la fase número dos, realizar contracciones rápidas. Contrayendo y relajando los músculos tan rápido como puedas en intervalos de 2 a 4 minutos y 10 repeticiones.

No lo dudes y dedícate un rato al día, la prevención es la mejor de las opciones y si encima nos sirve para disfrutar de nuestras relaciones sexuales…¿por qué no?
Efectos de patologías pélvicas, leer más
1Comment

Post A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies