Limpieza trasera - Laura Montes
624
post-template-default,single,single-post,postid-624,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Limpieza trasera

Limpieza trasera

Parece ser, según algunos estudios, que tan sólo el 20% de la población heterosexual, mujeres entre 20 y 39 años y hombre de 25 a 39 años, practican el sexo anal. Me parece un porcentaje bajo, aunque creo que expresar abiertamente su práctica saca todas nuestras verguenzas…

Sin embargo en esta ocasión, no voy a entrar en los detalles de cómo practicar el sexo anal o en el placer y nuevas sensaciones que puede aportarnos, me voy a centrar en ese otro aspecto que más dudas genera, porque es la parte más escatológica y si en general, nos da cierto pudor hablar de nuestra sexualidad, aún más de las técnicas de preparación y limpieza de la zona en cuestión.  Porque  además, supone una barrera, tanto física como psicológica, a la hora de practicar sexo anal con penetración o deleite del annilingus o beso negro.

¿Por qué una limpieza de estas nobles partes? 
En realidad, aunque hay gente que no lo considera necesario para mantener una relación anal, por regla general, disfrutar de la zona limpia de residuos fecales y sin posibles olores, es la opción predilecta.
Durante un encuentro anal, visualizar el condón, pene o cualquier otro elemento manchado, puede ser un bajón de la libido  y por otra parte, tener la zona impoluta, ayuda a relajarse, quitar preocupaciones estéticas y disfrutar mejor el momento.
Mantener y aprender a tener el trasero 100% comestible será,¡toda una ventaja!

Veamos qué pautas podemos seguir:

1- Opciones de material a utilizar :

limpieza anal

2- ¿Cuando realizar la limpieza?
Es aconsejable calcular una hora antes aproximadamente para la aplicación de cualquiera de las opciones seleccionadas.
3- ¿Dónde y cómo me coloco?
Lo mejor es el el cuarto de baño, por aquello tener cerca el sitio de evacuación, es decir, el WC. Aquí tendremos que encontrar la posición que nos resulte más cómoda, te recomiendo o bien tumbado boca arriba con las rodillas flexionadas hacia el pecho o bien tumbado de lado con una de las piernas flexionadas.
Acomódate, crea una especie de nido blando con toallas, mantas o cojines.
4- ¿Cómo lo hago?
Una vez que tines todo listo, toca ponerse manos a la obra! Sigue estos pasos:
– Utiliza siempre agua tibia, ni fría ni caliente.
– Lubrica tanto el utensilio que usarás para la limpieza como la zona anal.
– Introduce el objeto elegido lentamente por el ano.
– Comienza ahora la introducción del agua según el método seleccionado. Hazlo de manera gradual hasta que notes que los conductos están llenos de agua y tengas la suficiente cantidad como para poder eliminar todos los residuos acumulados. Ten en cuenta, que las primeras veces te costará más introducir ciertas cantidades de líquido, así que, poco a poco…
limpieza anal 2– Mantén el agua en el interior entre 5 y 15 minutos, según tu capacidad de aguante. Percibirás ciertos movimientos en el interior, masajea la zona del estómago y el abdomen lentamente para facilitar la distribución del líquido.
– Una vez transcurrido ese tiempo ( o el que nuestro cuerpo resista…), con las nalgas apretadas, siéntate en el WC y.. ¡¡libérate!!  Eso sí, sin hacer fuerza para expulsar. Dedícale un rato hasta que consideres que está expulsado todo el agua y te encuentres al 100%.
– Puedes repetir este proceso unas 3 veces hasta que el agua salga limpia.
Y…¡ya estás en las condiciones higiénicas idóneas para disfrutar de una sesión de sexo anal! 
Esto nos resultará útil en el caso de tener un encuentro sexual planificado, en el caso contrario, adquirir el hábito de limpieza si esperas que la noche puede dar lugar a un encuentro sexual , puede ser una buena idea.

Te cuento además, que más allá de la cuestión higiénica, existe la clismafilia, que es aquella práctica sexual que implica la excitación con el uso y/o aplicación de este tipo de lavativas anales.

Y para finalizar esta mini-guía de “limpieza trasera”, tres últimas anotaciones:

– Si padeces de hemorroides o fisuras en el recto, no es recomendable practicar sexo anal , por lo que, ¡corre a tu médico para ponerle solución cuanto antes!
– Insisto: El sexo anal, no sólo es para uso y disfrute de homosexuales, seas hombre o mujer y tengas la orientación sexual que tengas, ¡prueba!

– Y utiliza siempre protección para evitar Infecciones de transmisión sexual.


Guía práctica de Sexo Anal¿Quieres indagar más sobre la práctica de sexo anal?
¿Cómo superar tabúes y tener relaciones sexuales anales sin dolor y placenteras?
Accede a más información con la Guía Práctica de Sexo anal.
En la Guía encontrarás podrás aprender…
1- El placer anal: El arte de explorar nuevos placeres
2- Limpieza: Puesta a punto de la zona
3- Preparación: Estimulación de la “puerta de atrás
4- Penetración: ¿Sin dolor?
No Comments

Post A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies