Miedo al compromiso - Laura Montes
2353
post-template-default,single,single-post,postid-2353,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,no_animation_on_touch,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Miedo al compromiso

Miedo al compromiso

CUANDO QUIERES A ALGUIEN, PERO TE DA MIEDO ENAMORARTE. EL “TIRA Y AFLOJA” ENTRE EL AMOR Y EL MIEDO

Conoces a una persona, sales con ella, empiezas a intimar y conocerla más. Empezáis a trabajar en otro nivel, tenéis citas más a menudo, empiezas a sentir nuevas emociones y
sentimientos por esa persona y de repente empieza a ocupar en tu vida un hueco cada vez más amplio.

Esa persona pase de ser alguien normal, a ser alguien “especial” para ti.

Todo parece ir de maravilla y de repente, sin saber porqué, como por arte de magia, empiezas a sentir una angustia en tu interior. Como si hubiera algo que no va bien.

“¿Pero qué pasa? ¿Por qué siento esto?”

De repente empiezan a llegar a mi mente expectativas acerca de mi relación con esa persona y lo que podría pasar.
Esas expectativas no son más que fruto de nuestros propios pensamientos, que a su vez son generados por nuestro pasado.

“Como ya me engañaron en el pasado, ¿qué pasa si me vuelve a engañar esta chica nuevamente?”

Este patrón se repite y aprovecha cada momento negativo de nuestro pasado, para hacernos creer que tenemos que tener cuidado con la relación que iniciamos con esa persona que estamos conociendo.

Iniciar una relación se convierte en un auténtico sufrimiento

Llegamos a un punto en el que seguir adelante con esa relación lo único que hace es acercarnos más y más al peligro, a que se repita nuevamente nuestro pasado, a que volvamos a sufrir como hicimos en su momento.

¿Pero qué pasa si esa personas que hemos conocido se acerca al prototipo perfecto que siempre hemos deseado para nosotros?
No importa lo perfecta que sea, nuestra mente es tan hábil que hará que te enfoques en el más pequeño defecto con el objetivo de que justifiques tu estado emocional, provocado por tus expectativas y pensamientos.

Y hará de ese pequeño grano de arena, una montaña infranqueable, pero no porque así sea en realidad, sino porque así te estás autoengañando.

Esto es lo que le sucede a una persona con filofobia o miedo al compromiso.

Desde el primer momento en el que iniciamos una relación sentimental con alguien, nuestra mente inicia un camino hacia el sufrimiento. Un sufrimiento provocado por nuestras expectativas.

Hay personas que desde el minuto 1 que conocen a alguien, ya tienen expectativas sobre lo que pasará (o suponen que pasará).
¿Le gustaré?
• ¿Le habré caido bien?
• ¿Querrá salir conmigo nuevamente?
• Ahora que ya llevamos un tiempo saliendo, ¿querrá ser mi novi@?
• ¿Será la persona indicada para mi?
• ¿Se comprometerá al 100% como yo lo hago con él/ella?
¿Me querrá igual que lo quiero yo?
• Etc…etc…etc…

Sin darnos cuenta, nos apartamos de la realidad por culpa de nuestras expectativas y entramos en el mundo de los pensamientos, controlados por nuestro pasado.
¿Y sabes la intención que tiene todo esto?

El que tu pasado se vuelva a repetir. Es curioso que precisamente tu mente te hace creer que te está ayudando y a lo que únicamente te ayuda es a que tu pasado se repita.

¿Qué sucede entonces cuando nuestras expectativas empiezan a abordarnos de una forma tan bestial?
Pues que hay personas que sufren ansiedad, que no es más que la representación física del miedo.
Empezamos a tener miedo de todo lo que hay por delante en esa relación (aunque todavía estemos conociendo a esa persona), y nos entren ganas de salir corriendo en vez de intentar ceñirnos a la realidad y al momento presente.

Entonces, cuando caemos víctimas del miedo y nos entran ganas de poner tierra de por medio con esa persona, nuestro estado mental cambia y lo único que nos hará sentirnos bien es alejarnos de esa persona.

Y luego viene el efecto de todo ello, es decir, vuelve a intervenir la realidad y cuando ya has huído y estás en casa tranquilo, entonces tus emociones empiezan a florecer nuevamente haciéndote ver lo estúpido que eres por haberte alejado de alguien que te gustaba.

Pero claro, no muevo ni un dedo, porque ya he justificado perfectamente lo que he hecho, así que espero que la otra persona actúe.

La otra persona, bajo el efecto de la duda y el desconocimiento de lo que ha pasado, tiende a pedir explicaciones para suplir su falta de información sobre lo que realmente ha pasado.

Es normal, pero cuando alguien sale corriendo de tu lado después de que ya lleváis varios meses saliendo juntos, hace sentir mal.

Por tanto, empiezan los mensajes, los nuevos intentos de quedar, de hablar, de intentar darle una explicación a lo que ha pasado.

Y claro, ¿qué pasa en ese momento? Pues que me da más miedo todavía. ¿Cómo voy a verme con una persona de la que he salido huyendo para tener que darle explicaciones de algo que ni yo mismo se lo que es?

¿Le voy a decir que tengo miedo de ella? ¿Miedo de lo que va a pasar entre nosotros? ¿Miedo de que me haga daño?

Pues no, porque quedaría como un auténtico inmaduro.

¿Qué suele hacer la gente que padece filofobia en estos casos? Tratar de compadecerse y volver a justificar que esa persona no es para ella:

No se lo que siento por esa persona
• Tengo un problema personal y necesito mi tiempo para tratarlo antes de tener una relación de pareja
No se si estoy enamorado
• No se si es la persona adecuada para mi
• Etc…etc…etc…

El “tira y afloja”
Cuando el tiempo pasa y las aguas vuelven a su cauce, creemos estar preparados.
Tenemos la estúpida idea de que algo ha cambiado por el mero hecho de que han pasado unos meses sin hablar con esa persona.
Y se nos ocurre la maravillosa idea de pensar que estamos bien y volvemos a intentarlo, incluso con esa persona nuevamente.
Entonces volvemos a iniciar otra vez lo mismo que antes, pero esta vez precavidos y con la falsa idea de que será distinto.
Pero vuelve a ser igual.

¿Por qué iba a cambiar algo? ¿Acaso hemos trabajado en nosotros para que algo sea distinto?
Y vuelves a dar ilusión a alguien, para volver a dejarla plantada, repitiendo exactamente los mismos patrones que antes.

Curioso, ¿verdad?
La filofobia o el miedo al compromiso, es un trastorno que aprovecha de una forma muy sutil nuestros puntos débiles y nuestros pensamientos creados por el programa mental del
pasado.
Nos hace ver las cosas bajo un enfoque totalmente distinto a la realidad, y nos hace que juzguemos dicha realidad por el filtro de nuestro pasado.
Entonces empezamos a perder control sobre ese momento, sobre esa persona y sobre nosotros mismos.

Dejamos a un lado las emociones que estamos experimentando en ese momento presente y nos guiamos por las que se suponen que nos hará sentir (probablemente negativas).

Empezamos a dejar nuestra realidad a un lado, para meternos en un mundo imaginario creado y consolidado por nuestro pasado haciéndonos creer de que si seguimos así,
quedaremos protegidos, cuando al final lo único que sufrimos es daño y malestar emocional, a la vez que una vida sentimental pobre.

¿Te gustaría saber más acerca de la filofobia o miedo al compromiso y cómo dar los pasos necesarios para empezar a salir de ella?

¿Te sientes así o consideras que es tú pareja quien tiene miedo? 

Descubre las claves de qué es la filofobia y cómo salir de ella con el libro que ya ha ayudado a muchas personas a disfrutar de relaciones de pareja sanas y comprometidas.


 

Autor del post y del libro ¿Miedo al amor? ¿Y eso por qué?:
Antonio Barragan
Coach en Desarrollo Personal y Experto en Inteligencia Emocional
Autor del blog “Mundo Relaciones

www.filofobiaenpareja.com

Precio especial para los lectores de lauramontes.com

No Comments

Post A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies